En muchos productos de origen forestal que nos llegan a casa, identificamos el logo FSC. Pero, ¿qué significa realmente?

FSC significa Forest Stewardship Council y es una organización internacional no gubernamental que inició su actividad en 1993.

Su objetivo es que los materiales de origen forestal provengan de bosques manejados responsablemente, de fuentes controladas, de materiales recuperados o de una combinación de éstos.

Sus principios son:

  1. Cumplimiento de las leyes y Principios FSC
  2. Derechos y responsabilidades de tenencia y uso
  3. Derechos de los pueblos indígenas.
  4. Relaciones comunitarias y derechos de los trabajadores.
  5. Beneficios del bosque.
  6. Impacto ambiental
  7. Plan de gestión
  8. Seguimiento y evaluación
  9. Mantenimiento de bosques de alto valor de conservación.
  10. Plantaciones.

 

Otros estándares

Existen varias organizaciones en el mundo que han creado estándares sobre cómo se deben gestionar los bosques y el material forestal. En Norte América, destacan: SFI (Sustainable Forestry Initiative), CSA (Canadian Standards Association) y ATFS (American Tree Farm System). A nivel internacional, también existe PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification schemes) que reconoce otros sistemas de certificación como los existentes en Norte América.

Todas estas certificaciones tienen su origen en los años 90 o inicios del siglo XXI. FSC en 1993, SFI en 1994, PEFC en el año 2000, CSA en 2002 y ATFS en el 2004. Esto no quiere decir que la concienciación sobre un uso responsable de los bosques se iniciara entonces, ya que algunas de estas organizaciones o asociaciones ya existían a principios o mediados del siglo XX.

De todos modos, FSC es la que tiene unos requisitos más estrictos y más explícitos que la han hecho ser la más aceptada y reconocida en todo el mundo.

 

Tipos de certificación FSC

Existen tres tipos de certificación FSC:

  1. La certificación de la Gestión Forestal se concede a gestores o propietarios de bosques cuyas prácticas de gestión cumplen los requisitos de los Principios y Criterios del FSC.
  2. La certificación de Cadena de Custodia se aplica a fabricantes, rematantes y distribuidores de productos forestales certificados FSC. Este tipo de certificación verifica que los productos que se venden con etiqueta FSC realmente contienen materiales certificados FSC y fuentes controladas a lo largo de su cadena de producción.
  3. La Madera Controlada se ha definido para evitar que las empresas u organizaciones incluyan en sus materiales fuentes de madera que no se pueden aceptar. La Madera Controlada FSC solo puede mezclarse con madera certificada FSC en productos etiquetados como FSC Fuentes Mixtas.

¿Qué supone para un productor de cajas de cartón o de etiquetas de papel o de cualquier otro producto de origen forestal certificar sus productos como FSC?

La declaración FSC incluye cada una de las etapas de obtención, procesamiento, comercio y distribución, donde el avance hacia la siguiente etapa de la cadena de suministro implica un cambio de propiedad del producto, de ahí que se conozca como Cadena de Custodia (CoC).

FSC dispone del marco normativo actualizado en su página web donde se especifican todos los requisitos necesarios para obtener la certificación. https://es.fsc.org/es-es o https://www.fsc.org/.

Es una certificación que supone un compromiso de las empresas con unos valores medioambientales, de seguridad y salud en el trabajo que abarca más allá de la actividad propia. Si una organización quiere hacer una declaración FSC acerca de sus productos, cualquier cambio de propiedad en la cadena de suministro de productos certificados FSC, requiere que se establezcan sistemas de gestión de CoC que sean efectivos a nivel de la organización respectiva y que sean verificados por una entidad de certificación independiente acreditada por el FSC.

Esto quiere decir que se debe controlar la trazabilidad de los productos:

  • Control de las compras de materia prima (si queremos certificar como FSC, parte o todos los materiales que adquiramos deberán estar certificados).
  • Control de entrada de materia prima
  • Control sobre los subcontratistas que trabajen con productos certificados como FSC para no romper la cadena de custodia.
  • Control del almacén: tanto de materia prima como de stock de producto acabado.
  • Declaración como FSC de los productos de salida.
  • Identificación clara de los productos certificados FSC y de los que no.

A nivel de recursos humanos, significa:

  • Formar y concienciar al personal sobre los requisitos y responsabilidades que tienen en la cadena de custodia.
  • Cumplir con las obligaciones legales en materia de seguridad y salud en el trabajo y es muy apreciable disponer de una certificación tipo ISO45001 que va más allá de lo estrictamente obligatorio.

El sistema FSC es totalmente integrable con otros sistemas de gestión como ISO, BRC o IFS.

 

Tipos de certificación de producto

Además del tipo de certificación por la que se opte, cada tipología de producto se puede certificar de la siguiente manera:

  • FSC 100%: Declaración FSC para productos basados en materias primas provenientes exclusivamente de bosques naturales o plantaciones certificados FSC.
  • FSC Mixto: Declaración FSC para productos basados en materias primas provenientes de una o más de las siguientes categorías de materiales: FSC 100%, FSC Mixto, FSC Reciclado, material controlado, Madera Controlada FSC, material recuperado post-consumo y/o material recuperado pre-consumo.
  • FSC Reciclado: Declaración FSC para productos basados en materias primas provenientes exclusivamente de fuentes recuperadas.
  • Madera Controlada FSC: Declaración FSC para madera proveniente de una o más de las siguientes categorías de materiales: FSC 100%, FSC Mixto, material controlado y/o Madera Controlada FSC.

Control de Declaraciones FSC

Un requisito muy particular de este tipo de certificación es que se necesita realizar un resumen anual de productos certificados. Este resumen se realiza por grupo de productos según un estándar que dispone FSC.

Además, la organización que se certifique FSC deberá determinar el sistema de control que llevará. FSC dispone de tres sistemas de control:

  1. Sistema de transferencia: Permite que los productos de salida se vendan con una declaración FSC que es idéntica, o más baja que la categoría de material de entrada y, de ser el caso, la declaración asociada de porcentaje o declaración de crédito que sea menor.
  2. Sistema de porcentaje: Permite la venta de productos de salida con declaraciones FSC que corresponden a la proporción de entradas partícipes en la declaración de una orden de producción.
  3. Sistema de crédito: Permite la venta de productos de salida con declaraciones FSC que corresponden a la cantidad de entradas partícipes en la declaración y el o los factores de conversión aplicables.

Escoger un tipo u otro depende del tipo de materia prima que te llega, el procesado que realices de ésta y del tipo de certificación.

Compromiso de las organizaciones

Las organizaciones certificadas FSC obtienen un número de certificado, así como la posibilidad de certificar una serie de productos con un tipo de etiqueta determinada.

El certificado tiene una vigencia de 5 años y se deben realizar auditorías anuales tanto internas (obligatorias en el caso de certificaciones multisites y recomendables en el resto) como externas. Estas últimas por una entidad autorizada.

Así mismo, la organización adquiere el compromiso del pago de una cuota administrativa anual (CAA) para subvencionar las funciones fundamentales del FSC y los servicios que se ofrecen a los titulares de certificados. El valor oscila actualmente entre 50 y 400 $ y su importe va en función del tipo de certificación del que se es titular, el tamaño y el tipo de área o sitio forestal y, del volumen de negocios anual.

 

En resumen

  • La certificación FSC dispone de reconocimiento internacional.
  • Es fácilmente visible en todo tipo de producto forestal.
  • Muestra la responsabilidad ambiental que adquieren las organizaciones con los bosques y su explotación.